Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es sociedad SOCIEDAD 79 Mi reto y mi urgencia es mantener la contratación de científicos. Hoy no puedo garantizarlo El CSIC puede funcionar como una Agencia pero se tiene que desarrollar hasta las últimas consecuencias que la palabra ciencia figurara en algún sitio! -En su anterior mandato diseñó un modelo de CSIC más moderno, con autonomía para manejar su presupuesto y contratar personal sin depender de la oferta de empleo público. ¿Luchará por él? -Entonces hice un anteproyecto que dejé a mi sucesor, pero se decidió optar por convertir el Consejo en una Agencia Estatal. ¿Y basta este modelo? -No sé si es bueno o malo. Lo que sí se ha demostrado es que no es suficiente. La parte medular de la Agencia es el contrato de gestión con la Administración del Estado donde se plantean elementos de flexibilidad para acceder a la oferta de empleo público, como ya tienen otros organismos. Y a fecha de hoy no se ha firmado este contrato. La Agencia puede funcionar pero se tiene que desarrollar hasta las últimas consecuencias. -Y a usted, ¿le satisface el nombramiento de Carmen Vela, en la secretaría de Estado de Investigación? -Lo que tenemos que hacer todos es trabajar en equipo para sacar adelante este sistema. No le puedo decir más. Supongo que el ministro habrá apreciado sus cualidades profesionales. Recorte presupuestario Bildu Lora- Tamayo posa en el despacho de presidencia del CSIC BELEN DIAZ La austeridad y los recortes no bastan para salir adelante Emilio Lora- Tamayo Pte. Consejo Sup. Inv. Científicas BSu nombramiento al frente del mayor organismo público de investigación ha sido recibido como un bálsamo en la comunidad científica. Él advierte: No vengo con un pan bajo el brazo N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID ENTREVISTA Emilio Lora- Tamayo vuelve a presidir el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Lo hace en el peor momento para la ciencia española, con el augurio de recortes que amenazan la contratación de talentos. -Fue vicepresidente y presidente de esta institución. ¿No es ahora el peor momento para volver? -Vuelvo con ilusión. Esta es mi casa una institución que si no existiera habría que crearla. Es cierto que no es el mejor momento pero el Consejo ha pasado por momentos muy duros y espero salir adelante. -Su nombramiento ha generado alivio. Al menos, se siente respaldado. -Sí. Estoy un poco asustado. Siento que hay demasiadas expectativas con mi nombramiento y la situación es la que es. No vengo con un pan bajo el brazo, pero sí con mucha ilusión. ¿Cuál es su principal objetivo? -Puesto que no hay dinero para grandes proyectos, vamos a centrarnos en poner un poco de orden y extraer la máxima eficiencia de los recursos propios. Intentaré que la política de restricciones no afecte a nuestro personal, que es nuestro principal activo. Podemos pasar una temporada sin hacer grandes operaciones, sin renovar equipos y hacer buena ciencia. Lo difícil será sobrevivir sin el personal científico que tenemos. ¿Mantener la plantilla es hoy la principal urgencia? -Sí, hablo de la capacidad de contratación. Acudimos a la convocatoria Ramón y Cajal y contamos también con nuestro programa de contratación de doctores, de introducción a la investigación, de técnicos... Son pro- gramas que demandan recursos y me gustaría pensar que no van a sufrir recortes, pero no lo puedo garantizar. -También deberá convencer al ministro de Economía de que la austeridad no es la única fórmula para salir adelante. ¿O ya está convencido? -Quiero pensar que ya lo está. El mismo título del ministerio lo dice: Ministerio de Economía y Competitividad. Y esto último solo se consigue de la mano de la investigación. Es un proceso lento y lo sabe el ministro. -Pero el único mensaje que llega desde el actual equipo de Gobierno es austeridad, recortes y más austeridad. ¿No serían necesarios otros mensajes? -Quiero creer que esos mensaje llegarán después. La austeridad y los recortes presupuestarios no bastan para salir adelante. La investigación es fundamental. ¿Ve ventajas en que la ciencia dependa del Ministerio de Economía? -Ni ventajas ni inconvenientes. Para mí es bastante secundario que la ciencia esté adscrita a un ministerio, a una secretaría de Estado o a una oficina de ciencia y tecnología. Lo importante es que los que tienen autoridad y pueden apoyar la ciencia tengan clara la vía. Este es un camino largo que no admite sobresaltos ni grandes reducciones presupuestarias. Dicho esto, ¡claro que me hubiera gustado