Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 INTERNACIONAL Guerra a las puertas de Damasco LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es internacional ABC Pintadas ¡Viva la revolución! y otras pintadas pidiendo la caída del régimen son cada vez más frecuentes en barrios damascenos BBB Dentro del casco urbano de Damasco la revuelta carece de armas y las manifestaciones esporádicas se multiplican en barrios como Jobar, Al Qaboun, Barzah Al Balad, Al Midan o Rokn Ad Dien. Grafitis en las paredes pidiendo la caída del régimen, o lanzamiento de globos con eslóganes como ¡viva la revolución! comienzan a ser acciones cada vez más habituales pese al férreo control de los agentes de seguridad. Hasta ahora los damascenos lo veíamos todo por la tele, parecía algo lejano, pero ahora nos damos cuenta de que ya está aquí y esto nos da mucho miedo confiesa la dueña de una agencia de turismo que ha decidido enviar a sus hijos a Líbano ante la escalada de tensión. El régimen parece dispuesto a cumplir con las palabras del ministro de Interior, Mohamed Shaar, que en un encuentro con familiares de agentes de la seguridad caídos en los últimos meses- más de dos mil, según el régimen- advirtió que las fuerzas de seguridad están determinadas en restablecer el orden y la seguridad y limpiar el territorio de delincuentes Estos delincuentes serían los miembros del ESL cuya presencia ha ido creciendo de forma progresiva en los alrededores de la capital donde en los últimos días habían llegado a establecer puestos de control e izado la bandera verde, blanca y negra de la Siria anterior a la llegada del partido Baaz. En el interior de los distritos el territorio no está claramente delimitado y uno pasa en apenas unas calles de una zona bajo control del régimen, a otra bajo control opositor sin percatarse del cambio hasta que ve las banderas. Como en Túnez, Egipto y Libia, el control de la capital del país es básico para el triunfo de las aspiraciones opositoras. El régimen es consciente y por eso trata de blindar Damasco en una semana crucial en la que la Liga Árabe y la Unión Europea presentarán un plan conjunto ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El plan tiene como primer punto la dimisión del presidente Bashar Al Assad y la formación de un gobierno de unidad nacional, algo a lo que Rusia y China se han opuesto de forma tajante ya que piden una oportunidad para el plan de reformas propuesto por el presidente. Limpieza de terroristas Un militar se protege entre sacos terreros en la ciudad de Dara, donde empezó la revolución MIKEL AYESTARAN ¡Abajo el régimen! B En Dara, donde saltó la chispa revolucionaria, muchos no hablan. Otros ya han perdido el miedo MIKEL AYESTARAN ENVIADO ESPECIAL A DARA (SIRIA) Árabe que en pocos minutos fueron rodeados por una multitud. Dara está en la frontera con Jordania, a unos cien kilómetros al sur de la capital, pero ya no hay camino seguro en Siria. Bandas criminales aprovechan el desconcierto para cometer robos y secuestrosexprés, algoaloquelosciudadanos sirios no estaban acostumbrados. ¡Todos al minibús, vamos, vamos! Los funcionarios del ministerio de Información están nerviosos. Un niño al grito de ¡abajo al régimen! trata de atraer la atención de los cinco periodistas extranjeros que visitan la mezquita Al Omari, el lugar donde estalló la revuelta siria en marzo del pasado año cuando miles de personas secundaron una marcha para pedir la libertad de quince jóvenes encarcelados por escribir grafitis contra el sistema. Aunque el templo no está en el programa, los enviados del ministerio aceptan la sugerencia de los enviados especiales. A las tradicionales visitas a la gobernación y a las ruinas del palacio de Justicia y el edificio de la televisión nacional, atacados durante los primeros días de manifestaciones, se le suma una parada de cinco minutos frente a la mezquita de piedra negra, epicentro de las protestas, que termina de forma abrupta por el temor a que se repita una escena como la vivida con los observadores de la Liga Taller de explosivos A unos veinte kilómetros de nuestro destino final decenas de soldados toman posiciones en los aledaños de Khirbat Al Ghazali. Se trata de una operación contra los insurgentes en una zona en la que ayer encontramos un taller en el que fabricaban explosivos apunta el gobernador, Mohamed Jaled Al Hanuse, durante la recepción oficial que ofrece a la delegación internacional en un despacho decorado con fotografías de gran tamaño del actual presidente y sus fallecidos padre y hermano. Como ocurre en Damasco, también en Dara los distritos de la perife- Símbolos La estatua de Assad fue derribada en Dara el pasado marzo y casi todas sus fotos destruidas. Así siguen meses después ria cuentan con importante presencia de la oposición. La gran diferencia es que el centro urbano aquí está absolutamente tomado por las fuerzas del orden. No es Ejército, son efectivos de la seguridad matiza un gobernador cuyo nombramiento en lugar de Faisal Kalthum, una de las exigencias de los manifestantes, no sirvió para sofocar las protestas. El paseo oficial, escoltados por un vehículo de la Policía diplomática y otro todoterreno con hombres armados, discurre por una ciudad repleta de puestos de vigilancia. Los hombres, con chaleco, casco y uniforme verde oliva, se protegen detrás de sacos terreros en muchos de los cuales se aprecian impactos de bala. La estatua del anterior presidente en la plaza principal fue arrancada durante las manifestaciones de marzo y el pedestal sigue vacío. Las habituales fotografías de Bashar al Assad y su padre que presiden lugares públicos y edificios oficiales en todo el país han sido destrozadas en su mayor parte. Un detalle al que resta importancia un agente de la Policía local porque al propio presidente tampoco le gusta que su imagen esté en todos lados, por eso tampoco pensamos en volver a colocar su estatua Antes de volver a Damasco el minibús se detiene cerca de una zona comercial. No es sencillo hacer entrevistas a pie de calle rodeados de miem-