Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 ABCdelDEPORTE Tenis Abierto de Australia LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es ABC Nadal, héroe también en la derrota BEl español, sin reproches, pierde otra vez ante Djokovic después de una final mayúscula que duró cinco horas y 53 minutos, la más larga de la historia NOVAK DJOKOVIC 5 RAFAEL NADAL 6 6 6 7 7 4 2 7 5 T ENRIQUE YUNTA MADRID ambién en la derrota se agiganta la leyenda de Rafa Nadal, exhausto después de 5 horas y 53 minutos en una batalla memorable. Cae ante Novak Djokovic, un tenista de magnitudes desconocidas, pero enamora a Melbourne con su entrega y con su discurso, capaz de resarcirse cuando se le da por muerto y generoso después en el piropo y en las felicitaciones. Novak se merece el título, se merece este torneo resume el español, que aparece otra vez por de- trás de su rival en la foto en una secuencia que se multiplica por siete. No cambia el resultado en este nuevo curso, pero sí las formas. Nadal, competitivo como nunca, está más cerca. Le falta un metro para llegar a la meta, un pasito de nada que le deja de nuevo sin premio y sin gloria. Domina en el quinto set por 4- 2 y 30- 15, pero falla un revés aparentemente fácil y se le escapa el undécimo grande en ese saque. Son las consecuencias inmediatas de dar vida a un deportista inhumano que pocos minutos antes yace por el suelo sin aire y que al rato destroza la camiseta en una foto para siempre. Djokovic ruge en la vic- Djokovic 9 2 7 20 59 %57 69 193 Saques directos Dobles faltas Puntos de break Primer servicio Golpes ganadores Errores no forzados Puntos ganados Nadal 10 4 4 6 67 %44 71 176 toria como la bestia que es, Djokovic sigue en otro nivel. Hasta ese punto, se sucede una final de ida y vuelta que deja momentos inolvidables como la de Wimbledon en 2008, salvo que entonces estaba Roger Federer en lugar de Djokovic. Nadal juega en Australia desde el diván pensando en los seis partidos del año pasado, todos con desenlace inesperado y malas sensaciones. Acepta el desafío con un ilusionante arranque, transparente su hoja de ruta hacia una victoria que se le resiste, alegres las piernas y liberada la mente en las antípodas. El balear ya sabe que para ganar a Djokovic necesita peloteos intensos, ritmo y velocidad, supuestamente más fresco que su oponente por la paliza que se pegó el serbio en las semifinales ante Murray. En una hora y veinte minutos se resuelve a favor de Nadal una primera manga trepidante que invita a pensar en una disputa sin hora de cierre. Nadal está más suelto, más convencido, más regular. Nadal, en definitiva, está presente. Pero cede por inercia y da un paso atrás, a remolque en un cambio radical que le condiciona de ahí en adelante. El segundo set resume el partido porque humaniza a dos tenistas de otro lugar, erráticos cuando tienen que aprove-