Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es españa ESPAÑA 41 Me rebelo ante tanta exigencia de los matones de ETA ENTREVISTA Teresa Jiménez Becerril Eurodiputada del Partido Popular J. PAGOLA MADRID Se cumplen 14 años del asesinato del concejal del PP Alberto Jiménez Becerril y de su esposa, Ascensión, a quienes Sevilla rendirá hoy homenaje con una serie de actos. Entre otras autoridades estará el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. La hermana del edil, Teresa, responde con tal motivo a las preguntas de ABC. ¿Alguien de ETA ha pedido perdón a la familia? -Nadie. Ni voceros, ni nadie que defienda esa ideología de eliminación de quien no piensa como tú. No lo harán porque las instrucciones son de no hacerlo. Y si lo hicieran, sería tan falso, y con el único fin de beneficiarse, que ya puede usted imaginar a dónde mandaría yo a los de la ETA si vinieran a pedir que les perdonara por haber disparado a mi hermano por la espalda y a su mujer mientras lo lloraba, dejando a tres niños de 4, 7 y 8 años sin padre ni madre. -ETA anuncia el cese definitivo pero luego exige amnistía como condición para superar el conflicto -Pedir amnistía para los asesinos es inaceptable y, además, eso del conflicto vasco es una perversión. Aquí ha habido inocentes que eran elegidos para morir simplemente por ser españoles y defender la libertad, y que nunca tuvieron ocasión de defenderse. Por eso me rebelo ante tanta exigencia de estos matones: que si presos a la calle, que si quieren gestos del Gobierno. ¡Pero qué gestos! ¿Qué les debemos? Que se callen y en silencio entreguen las armas y colaboren con la Justicia. Y que no esperen que les vayamos a agradecer que dejen de matarnos, poniendo a sus presos en la calle. ¡Hasta ahí podríamos llegar! -Pero el lendakari López pide el acercamiento de los presos... -Le diría que se pare a pensar qué manera tiene mi madre de acercarse a su hijo. El gran problema de todos los que como López, o los mediadores, piden beneficios penitenciarios es que son unos irresponsables. Los etarras exigen porque no reconocen Ofensiva en Bruselas RAFA ALCAIDE Es increíble que tengamos que explicar que Alberto era mejor que el etarra que le disparó el dolor irreparable causado. Si asumieran lo que han hecho, ellos mismos desearían pasar el resto de sus vidas en la cárcel, y aún así, seguirían con la culpa de tantas muertes. Pero siguen pensando que la vida de nuestros seres queridos vale nada, al lado de su independencia. Es esa arrogancia lo que detesto en Batasuna, ETA y toda esa gentuza. Y quien se acerca a ellos corre el riesgo de unirse a sus innobles exigencias. Hay que ser intransigentes, porque si les das la mano se llevarán tu alma. -En su perversa Memoria ETA equipara a su hermano con los terroristas muertos por las bombas que manipulaban. -Es increíble que, frente a la ofensiva de Batasuna en Bruselas, tengamos que explicar que Alberto, mi hermano, era mejor que el etarra que le disparó por la espalda. ¿Cerrará Rajoy la puerta a la negociación con ETA? -Sin duda. Sin entrega de armas y sin colaboración con la Justicia habrá una puerta cerrada a cal y canto. La memoria, antídoto contra ETA JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ MINISTRO DEL INTERIOR En el XIV aniversario del asesinato de Jiménez Becerril y su esposa, el ministro del Interior reitera en ABC su compromiso para garantizar la dignidad de las víctimas E l 30 de enero de 1998 Alberto Jiménez Becerril y Ascensión García Ortiz fueron asesinados por ETA. Alberto y Ascen era un matrimonio ejemplar, como expresó la cantante Isabel Fayos en uno de los homenajes que Sevilla rindió al concejal del PP y a su esposa. En ese tributo se recordó también que cuando Ascensión fue asesinada llevaba en la mano tres claveles rojos con los que quería que sus tres hijos celebraran en el colegio, a la mañana siguiente, el Día Mundial de la Paz. Hoy, esos niños que quedaron huérfanos de padre y madre con tan solo cuatro, siete y ocho años, son ya adolescentes que anhelan la paz, pero también la justicia y la libertad. Al cumplirse el aniversario del asesinato de Alberto y Ascen, deseo subrayar mi firme compromiso para garantizar que todas las víctimas del terrorismo vean satisfechas sus necesarias e irrenunciables reivindicaciones de verdad, dignidad y justicia. La democracia ha logrado que ETA decretase un cese de sus actividades armadas pero este Gobierno va a seguir trabajando sin descanso para lograr un verdadero e irreversible final del terrorismo; El reconocimiento y la memoria de las víctimas así lo exigen. Esa memoria que reclamamos debe ser fiel con la verdad de las víctimas para que nadie pueda jamás manchar su nombre buscando la más mínima justificación o legitimación de brutalidades injustificables. Al recordar a Alberto y Ascen en el aniversario de su muerte, evoco también la memoria de tantos andaluces víctimas de ETA. Trece han sido las personas asesinadas en esta Comunidad Autónoma, pero más de un centenar han sido los andaluces que por toda España han perdido la vida como consecuencia del terrorismo etarra y muchos más los heridos por esta brutal violencia. Las frías estadísticas ocultan a veces las identidades de tantos andaluces que con su vocación de servicio a España ingresaron en la Guardia Civil y la Policía Nacional para defender lo que hoy debemos seguir defendiendo: la libertad. Todos ellos están en la mente de quienes hoy tenemos la responsabilidad de lograr la desaparición total, incondicional e irreversible del terror. En alguna ocasión he escuchado a las víctimas explicar con ternura el sentimiento que les produce el funeral de sus allegados. De repente tu hermano, tu marido, tu mujer, tu hijo, te son arrebatados produciéndote un profundo desgarro. Tu vida se desmorona y la tristeza te inunda. En medio de esa devastación personal las honras fúnebres reúnen a decenas de personas en torno a la víctima. Y en ese instante sientes como si la intimidadcon tuser queridosetransformara, comosiya no teperteneciera exclusivamente, pues otros lloran también por el caído. Se trata de un dolor desigualmente compartido que revela la necesidad de establecer vínculos de solidaridad con las víctimas, pues su pérdida nos recuerda que la sociedad no puede ignorar a quienes sufren ni los motivos del sufrimiento. Han pasado los años, pero el recuerdo de Alberto y Ascen y el de todas las víctimasandaluzasyespañolasengeneral permanece presente entre todos nosotros. Sus familiares y amigos les recuerdan, pero la ciudadanía también lo hace demostrando con homenajes que su asesinato no ha logrado, como pretendían los terroristas, eliminar la huella que dejaron. Ese sentido recuerdo es un antídoto frente al olvido además de un estímulo para luchar por la justicia y la reparación de las víctimas del terrorismo. Esos son nuestros objetivos.