Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es andalucia ANDALUCÍA 31 papeles al destaparse el fraude órdenes y borradores que llevaron al consejillo la reunión de cada consejeros con el de responsable de Presidencia y que entonces presidía Gaspar Zarrías. Según admitió Guerrero, se intentó regular ese convenio, pero no pasó el filtro del consejillo y nunca llegó al Consejo de Gobierno. El imputado fue interrogado por varios ERE investigados por la juez Alaya. Sobre el de Surcolor, afirmó que el delegado de Empleo, Antonio Rivas (ya imputado) era competente para resolverlo, y que el entonces viceconsejero tenía conocimiento de la tramitación del expediente y de la fórmula que se estaba siguiendo Sobre el ERE de Río Grande, Guerrero confesó que lo puso en conocimiento del consejero y el viceconsejero y que Antonio Fernández (imputado) le dijo que hiciera lo que tuviera que hacer para solucionarlo. El papel de las aseguradoras también queda patente. Según reconoció, sólo le daban facilidades de pago dos aseguradoras Vitalia y Uniter. La Guardia Civil le preguntó por qué eligieron a Vitalia, que cobraba una comisión del 16,9 por la gestión de los ERE, cuando le media era del 3,18. Guerrero contestó que nadie que no fuera Vitalia o Uniter quería trabajar con ellos y que el mediador era el sindicalista de UGT Juan Lanzas. La declaración también retrata al personaje que ayudaba a todos He ayudado a todo el que lo pedía dijo confesando que le parecía mal que hubiera dos personas (ambos imputados) que cobraron pólizas a la vez que su pensión. Está mal hecho, pero no había controles Tras esa escandalosa confesión a la Guardia Civil, Guerrero se fue a un bar de copas y se dejó fotografiar. Haciendo la v de victoria con los dedos. No había controles Guerero, al dirigírse a declarar ante la Guardia Civil el pasado jueves FELIPE GUZMAN Andalucía. En cuanto a la forma de adjudicación, Guerrero cree que debía ser conocida por el Consejo de Gobierno. Me extrañaría que no fuera así dijo a la Guardia Civil. De hecho, también recalcó que esa herramienta que regulaba las subvenciones era una figura conocida por los sucesivos consejeros de Empleo y a la que nadie puso reparo en nueve años Guerrero confesó que en el Consejo de Dirección de cada lunes (reunio- nes internas de la Consejería) cada directivo exponía lo que llevaba incluidas las ayudas. Y algunas, por su entidad eran despachadas personalmente con el consejero. Así ocurrió con los EREs de Faja Pirítica, Delphi o Astilleros. Además, a partir de 2007 las órdenes de pago llevaban el visto bueno del viceconsejero (entonces Agustín Barberá) El descontrol con las ayudas también fue puesto de manifiesto. Se- gún Guerrero, su Dirección General no tenía capacidad de control y nadie lo realizaba. Y eso que sabían que algunas empresas iban a cerrar aunque les diera dinero Era el caso de Santana o de la Faja Pirítica de Huelva. Y en cuanto a los informes de la Intervención poniendo de manifesto las irregularidades, afirmó que llegaban al consejero y que ellos intentaron regular la forma de concesión de esas ayuda a través de