Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 CÓRDOBA Agricultura LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 cordoba. abc. es ABC La producción de cochino de cebo se incrementa en detrimento del puro coste que tiene la crianza de una cerBLa campaña termina con precios de 20 euros do en el campo. por arroba cuando el Precios bajo coste José Manuel Roca explicaba a ABC coste es de 22 ASUNCIÓN FDZ. DE CASTILLEJO SEVILLA La producción de cerdo criado en montanera, el de bellota, roza este año ya mínimos peligrosos. Por primera vez en Andalucía, desde que se hacen estadísticas, hay más cerdos de cebo que de bellota. La situación, según datos aportados por José Manuel Roca, experto de Asaja, es que mientras la producción de cochino de cebo se ha incrementado en un 13 por ciento, la de cochino de bellota ha bajado en un 21 por ciento. Asimismo, según datos publicados por la Universidad de Córdoba, en un estudio sobre el sector, encargado por Asici, Asociacion Interprofesional del Cerdo Ibérico, por primera vez, desde que se tienen datos, en Andalucía hay más producción de cebo que de bellota. Este cambio de panorama, que pinta un futuro negro para una de las producciones andaluzas de más calidad, viene dado por la situación económica que sufren los productores de porcino de bellota a los que no se recompensa económicamente el riesgo y el que esta campaña que comenzó con unos precios razonables en los que el cerdo de bellota se vendía a 23 euros arroba (la arroba es el equivalente a 11,5 kilos) ha acabado con precios de 20 euros arroba, lo que es un muy mal dato teniendo en cuenta que el coste se cifra en 22 euros arroba. Hay que recordar que cuando se produjo el boom del porcino, en 2007 y 2008 se estaba pagando 24 euros arroba con costes de producción menores a los actuales. En esas fechas se llegó a certificar el sacrificio de 4.100.000 cerdos ibéricos (de todo tipo de ibérico) frente a los dos millones y medio que se han sacrificado este año, y esta es otra de las razones del bajo precio que han tenido en estos últimos años los productos del ibérico: primero las paletas, este año los jamones de cebo y el año que viene los de bellota, que tienen más curación. Lo cierto es que con los precios a la baja y los costes en alza, el ganadero del cerdo de bellota no tiene beneficios y poco a poco está dejando de echar los animales al campo, a la montanera, con sus riesgos y su menor beneficio y aumentando la crianza del cochino en establo y comiendo Los expertos hablan del bienestar animal como valor añadido ARCHIVO Sin beneficios Los ganaderos ven cada vez más mermado el beneficio por lo que deciden no echar animales al campo pienso, que no es que sea muy rentable dados los costes de los granos, pero más que el de bellota, sobre todo porque, como dice, José Manuel Roca, lo cierto es que no se está pagando la diferencia Esa diferencia, según el experto de Asaja, no está sólo en lo saludable y en el sabor de la carne del animal que ha comido en el campo y no en el establo, sino que alcanza a otros factores de lo que hoy días se habla mucho pero luego no se valoran, como es el bienestar animal La valoración de las diferencias en el porcino, sobre todo de cara al consumidor, viene dada por lo que marca la norma de calidad del cerdo ibérico, unas ordenanzas que ya todo el mundo está de acuerdo en cambiar, aunque no hay la misma unanimidad en el cómo cambiarlas. Cuáles deben ser esas modificaciones necesarias en la norma de calidad es ahora mismo una discusión viva dentro de la Interprofesional, Asici. En esta discusión, desde Asaja se defiende que la prioridad sea distinguir ante el consumidor el cerdo ibérico que come bellota del que come pienso, o sea del de cebo, y consideran que esta diferencia prima sobre la de la raza, o sea sobre si es ibérico puro o cruzado. Norma de calidad LA TRILLA JUAN QUINTANA E DESPILFARROS ALIMENTARIOS cia entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente, la diversificación del tamaño de los envases y educar sobre alimentación. El PE tiene razón, el exceso de celo característico de nuestra política de seguridad alimentaria, nos ha llevado a fijar un sistema ultra seguro de fechas de caducidad. La mayoría de los alimentos están en perfecto estado una vez transcurrida esta fecha. Mientras el etiquetado de fecha preferente está ligado al concepto de calidad del alimento, el de fecha de caducidad se relacio- L Parlamento Europeo (PE) ha trazado un plan para reducir el desperdicio de alimentos en la Unión Europea (UE) De los alimentos que Europa tira a la basura cada año, la mitad están en buen estado. Según Bruselas, los 27 generan anualmente 89 millones de toneladas de residuos alimentarios. 179 kilos por habitante. Estrasburgo exige a la Comisión medidas urgentes para que en 2050 se reduzca el desperdicio de comida a la mitad. Los eurodiputados proponen aclarar la diferen- na con la inocuidad del mismo. La opción de un doble etiquetado de caducidad, con la fecha de óptimo consumo y la de caducidad real, tiene muchas ventajas. Desde el punto de vista del punto de venta, evitaría tirar alimentos aptos para el consumo, abriendo la puerta a su venta, aun a menor precio. El consumidor podría comprar sus alimentos de toda la vida, pero a un precio más barato; una ventaja nada desdeñable, más todavía en tiempos donde los recursos para la cesta de la compra son para muchos muy escasos. También para el productor, ya que en muchos productos se aplica el acuerdo de lo que no se vende no se paga. La formación de los consumidores es escasa en este aspecto y se necesita un esfuerzo suplementario para informarles y así mejorar la eficiencia y responsabilidad en el consumo.