Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CÓRDOBA LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 cordoba. abc. es ABC LAS CLAVES DEL INFORME DE CHAMIZO AL PARLAMENTO Bajada del alcoholismo Entre 2002 y 2009 ha descendido un 7,8 el consumo de alcohol entre la juventud. Esta bajada se complementa con otras, menos acusadas, en el consumo de tabaco (0,6 y cocaína (0,7 Menos afluencia Los botellódromos son cada vez lugares menos concurridos. Así, el 55,3 por ciento de los jóvenes afirma no haber participado en ningún botellón en los últimos seis meses. Sin confortabilidad ¿Cómo tiene que ser un botellódromo Según Chamizo, ha de disponer de un acondicionamiento mínimo del espacio basado en criterios sanitarios pero huir de una apariencia de confortabilidad. Poca higiene Todos los botellódromos que han sido visitados durante la elaboración del informe, incluidos los dos de Córdoba, son lugares donde no se observan las normas básicas de limpieza e higiene. Chamizo le reprocha al Ayuntamiento que apenas sancione los botellones ilegales BEl Defensor critica que la Policía no controle el acceso de menores a botellódromos R. AGUILAR CÓRDOBA El informe de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz acerca de la incidencia de la Ley Antibotellón de 2006 que el titular de la institución, José Chamizo, acaba de presentar en el Parlamento andaluz no deja en muy buen lugar a los ayuntamientos de las capitales de provincia de la región. El de Córdoba no se salva de las críticas. El Defensor del Pueblo le hace dos reproches fundamentales al Consistorio cordobés sobre el control del consumo de alcohol en la población juvenil, ambos referidos en su mayor parte a los años en los que el equipo de gobierno estaba formado por Izquierda Unida y PSOE. La primera pega que le pone Chamizo al Ayuntamiento tiene que ver con la labor de la Policía Local en pro de la erradicación de las concentraciones juveniles en torno al alcohol fuera de los botellódromos autorizados, que se ubican junto al Jardín Botánico y en el recinto ferial de El Arenal. El informe presentado la pasada semana a la Cámara autonómica le recrimina al cuerpo de seguridad dependiente del Consistorio que no obre con más contundencia. Así, el documento lamenta que, tanto en el caso de Córdoba como el de otras capitales estudiadas, unas veces la actuación policial se limita a advertir a estas personas sobre la prohibición, otras veces se incautan las bebidas y no se denuncian los hechos, en otras ocasiones sí se tramita la denuncia, y en muy contadas ocasiones se da cuenta a los padres y madres acerca de la actuación ilícita de sus hijos o hijas Esta observación de la Oficina que dirige José Chamizo no ha de sorprenderle a nadie, puesto que cuando el Parlamento aprobó en 2006 la denominada Ley Antibotellón la entonces alcaldesa, Rosa Aguilar, dejó claro que la postura municipal no iba a ser inflexible con los jóvenes que bebieran fueran de los espacios habilitados, siempre que las quejas de los vecinos por las molestias ocasionadas no se dispararan. Esta directriz condescendiente marcada por Aguilar fue también la que siguió su sucesor, Andrés Ocaña. Sin una norma específica El segundo punto negro observado por José Chamizo tiene que ver con que en los botellódromos no existen restricciones para que los menores de edad entren en ellos. El de Córdoba, como otros ayuntamientos andaluces, adujo que no es posible vetar la entrada a los menores porque no existe ninguna norma que les prohíba acceder a un botellódromo, ya que la Ley 7 2006 únicamente les prohíbe el consumo de alcohol en los espacios autorizados, sin vetar su entrada y permanencia en los mismos El informe de la Oficina del Defensor esgrime que los responsables de Juventud municipales consultados aducen que no es nada desdeñable el porcentaje de menores que acuden a los botellones sin intención de consumir alcohol, simplemente con el deseo de relacionarse socialmente aprovechando que es en este lugar donde se reúnen habitualmente sus iguales En su mayoría- -indica Chamizo- -estos responsables municipales no consideraban aconsejable prohibir el acceso de los menores a los lugares de botellón, valorando como más acertada la opción de tratar de inducirles a no abusar del alcohol Otro dato con una lectura destacable para Córdoba del informe de Chamizo es que los municipios estudiados señalan la presencia de la Policía Local como una de las claves del éxito del botellódromo, ya que la mayo- Jóvenes beben en el botellódromo cercano al Jardín Botánico ría de los jóvenes se sienten mas seguros con ella, al evitarse peleas, robos o intimidaciones por parte de grupos o pandillas que resultaban frecuentes en los botellones indiscriminados que proliferaban con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley Precedente trágico El último suceso grave en un botellón fue la muerte de un joven a final de octubre por una puñalada