Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN SALA DE ESPERA PUEBLA LUNES, 30 DE ENERO DE 2012 abc. es opinion ABC FRANCISCO JOSÉ JURADO FABRICANDO CULTURA La apuesta por la cultura como elemento dinamizador del desarrollo empieza a hacerse patente en nuestra ciudad S UPONGO que todos ustedes habrán visto por la ciudad unos carteles en los que La chiquita piconera nos invitaba a la reinauguración del Museo Julio Romero de Torres, feliz acontecimiento que tuvo lugar la semana pasada- -y cuya visita les recomiendo, pues ha quedado precioso- lo cual contribuye a acrecentar la oferta cultural de Córdoba. Si a ello unimos la reciente inauguración del C 4 en Miraflores (Centro de Creación Contemporánea) la del cine Góngora, o el desideratum de la pronta puesta en marcha del Museo Taurino, vemos que la apuesta por la cultura como elemento dinamizador del desarrollo empieza a hacerse patente en nuestra ciudad; bien es cierto que el C 4 aún no tiene diseñado siquiera un plan de usos, y que la apresurada inauguración que llevó a cabo el consejero, Paulino Plata, presenta un innegable tufo de acto electoral de tapadillo. Pero el caso es que la ciudad cuenta con otro edificio cultural más y eso hay que aprovecharlo. Y si la Junta no sabe qué hacer con él, pues no sería mala idea una gestión conjunta con el Ayuntamiento. Recuerdo que, allá por abril de 2011, justo antes de las elecciones municipales, el por entonces candidato a la Alcaldía, José Antonio Nieto, y el miembro de su lista Juan Miguel Moreno Calderón nos convocaron a cierto número de personas relacionadas con la cultura para presentarnos sus propuestas e ideas en ese terreno. Aplaudí que ambos tuvieran claro que había que convertir la cultura en elemento básico para fomentar el tejido empresarial, el empleo y, lo reitero una vez más, el desarrollo integral de Córdoba. La razón es simple, y siempre pongo el mismo ejemplo: nosotros no fabricamos coches, ordenadores, ni electrodomésticos. Ni somos líderes en I+ D +I. Pero fabricamos cultura, entendida en su amplio sentido, desde Patrimonio monumental hasta creación plástica, poética o narrativa. Con mucho nivel. Y eso vende. Y genera una plusvalía que debemos aprovechar. Por eso la concatenación de noticias con la que da inicio el artículo me parece muy positiva. Así como la consolidación de anteriores proyectos- -dígase Cosmopoética, inteligente y lógico mantener- o el esbozo de algunos otros para el futuro que el equipo de gobierno municipal impulsará dando fe de su compromiso pre- electoral. Vamos bien, en ese sentido. Pero tampoco estaría mal recuperar, redefinir o impulsar algunos proyectos fallidos del pasado. Por ejemplo, fomentar ese eje urbano que va desde Corredera- Plaza Trinidad- Judería, y que hace dos años se intentó convertir en un polo de empresas culturales de todo tipo- -desde interiorismo a artesanía- empeño que quedó en agua de borrajas, pero cuya viabilidad sería interesante analizar. Fabriquemos cultura. Tenemos la materia prima. Y en plena crisis, no sólo el espíritu y la sensibilidad estética nos lo agradecerán. También la EPA. EL ÁNGULO OSCURO JUAN MANUEL DE PRADA VIDA CONSAGRADA La experiencia de un ideal sólo puede adquirir perfección si son muchos los que se comprometen con él E Lpróximo 2 de febrero se celebra la Jornada Mundialdela VidaConsagrada, quealos católicos debeservirnos para renovar la gratituda tantasadmirables personas que, en su deseo de imitar más perfectamente a Cristo poniendo en práctica los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, santifican sus vidas, a la vez que enriquecen con una pluralidad de carismas- -oración, penitencia, servicio a loshermanos, trabajo apostólico- -la vida de la Iglesia. Quienes, como yo, hemos tenido la ocasión de conocer de cerca la labor delos consagradostenemos, desdeluego, muchasrazonesparala gratitud; tantas que necesitaríamosvarias vidas para expresarlas. Peroesta gratitud no nos exime de señalar lo que consideramos fallas en la vida consagrada; la principal de las cuales es la secularización o asimilación al mundo, cuyas posiciones se adoptan porque se desespera de conquistarlo desde posiciones propias Un religioso marianista, José María Salaverri, me reprocha, en cartadirigida al directordeeste periódico, un artículo mío en el que muy someramente me refería a los estragos que esta secularización ha causado en la vida consagrada. Algo, en efecto, ha debido de ocurrir en el seno de la vida consagrada para que, por ejemplo, los padres marianistas que, allá por 1959 alcanzaban la cifra de 3.110, fuesen en 2010 apenas 1.320, con una mediade edad mucho más elevada; un descenso del 57,5 por ciento en apenas medio siglo creo que es una expresión innegable de crisis, que por supuesto tiene razones muy diversas y complejas (empezando por las demográficas) que afectan también- -aunque no en igual medida- -a otras realidades de la Iglesia. Sabemos bien que cantidad no es sinónimo de calidad, pero tampoco podemos olvidar que la experiencia de un ideal- -sobre todo de un ideal comunitario- -sólo puede adquirir perfección si son muchos los individuos que se comprometen con él. En su carta amonestadora, el padre Salaverri me recuerda un hermoso pasaje de Santa Teresa de Jesús, a la que ambos sin duda veneramos. PrecisamentelaSantadeÁvilapuedeservirnospara identificar el virus que se ha infiltrado en la vida religiosa. A Santa Teresa la movía el deseo de una vida más espiritual, orante y austera (es decir, un deseo ascendente y desmundanizante) que fue el motor que impulsó tradicionalmente todas las reformas de la vida religiosa: de las carmelitas salieron las carmelitas descalzas; de los cluniacenses salieron los cistercienses y más tarde los trapenses; de los hermanos menores franciscanos salieron los observantes y los capuchinos, etcétera. Si analizamos la historia dela vida consagrada, comprobaremos que todas las reformas que durante siglos se produjeron en su seno siguieron una tendencia común de lo menos difícil a lo más difícil. Esta tendencia se quebraría en el último medio siglo, en la que las reformas han tenido una tendenciadescendente de dulcificacióndeladisciplina, relajación enla observancia de los votosy progresiva mundanización, palpable en aspectos aparentemente accidentales, como el abandono del hábito, signo de la libertad de la Iglesia, ajena a modas y costumbres, en mediodel mundo; perolos cambiosaccidentales acaban inevitablemente transformando la esencia, acaban erosionando ese fondo de verdad permanente e invencible estabilidad -Pablo VI dixit- -sobre el que se asienta la vida consagrada. Por lo demás, ante alguien que, como el padre Salaverri, lleva más de 65 años siendo testigo de la presencia transfigurante de Dios, no puedo hacer otra cosa sino dar gracias rendidas por su fidelidad; a él y a Quien un día le dijo: Ven y sígueme