Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CÓRDOBA DOMINGO, 30 DE OCTUBRE DE 2011 cordoba. abc. es ABC Antonio Barroso y su monumento POR JUAN JOSÉ PRIMO JURADO PAISAJES Y PERSONAJES CORDOBESES S E cumplen en este mes de octubre noventa y cinco años de la muerte del político cordobés Antonio Barroso y Castillo, quien siendo ministro ordenó la construcción del edificio de la Facultad de Veterinaria (actual Rectorado de la Universidad) y del Hospital Militar, entre otros beneficios que aportó para su ciudad. Habiéndole dedicado Córdoba un monumento tras su muerte, sin embargo éste se convirtió en el único que ha sido destruido en nuestra ciudad desde la Edad Media. Antonio Barroso nació en Córdoba el 25 de octubre del año 1854 y falleció en Madrid el 7 de octubre de 1916. Miembro del Partido Liberal, inició su carrera política como diputado en el Congreso por Córdoba en las elecciones de 1886, repitiendo esca- ño en las sucesivas legislaturas hasta la de 1916, fecha de su muerte. Durante el Reinado de Alfonso XIII, Barroso fue ministro de Gracia y Justicia, de Instrucción Pública y Bellas Artes y de la Gobernación, en diferentes Gobiernos entre los años 1906 y 1916. En un artículo publicado en ABC el pasado mes de agosto, Juanma Fernández rescataba la memoria de Antonio Barroso y detallaba los beneficios que para Córdoba trajo su paso por sucesivos Ministerios. Además de las citadas edificaciones de la Facultad de Veterinaria y el Hospital Militar, Fernández citaba la financiación para el tramo de defensa del río desde la Avenida del Al- cázar hasta el Puente Romano, su colaboración para hacer posible el pantano del Guadalmellato, la nueva Estación de Ferrocarril, el aprovechamiento del Guadalquivir para el riego de la campiña y las creaciones del Patronato Nacional de Ciegos y Sordomudos y una Fundación para otorgar una beca en el Instituto de Segunda Enseñanza Córdoba le honró en vida con los títulos de Hijo Predilecto (1906) e Hijo Preeminente (1912) Y a su muerte decidió dedicarle un monumento por suscripción popular. Escogió para ello al mejor escultor cordobés del momento y uno de los más destacados del panorama nacional, Mateo Inurria. Inurria realizó una espléndida obra, inaugurada el 24 de octubre de 1918. Medía cuatro metros de altura, seis de largo y más de cinco de ancho. Estaba donde hoy se encuentra la de Julio Romero de Torres, en la esquina de los Jardines de Agricultura- -los Jardines de los Patos- -y representaba a Barroso rodeado de figuras alegóricas a las Artes, la Industria, el Comercio y la Agricultura. La figura sedente de Barroso era de mármol de Italia y el resto de piedra blanca, como el pedestal. El cuerpo central del monumento era de piedra amarilla de Alicante y las gradas y la taza de una fuente, a pie del conjunto, de piedra azul de la localidad alicantina de Monóvar. El 17 de febrero de 1919, solo cuatro meses después de su inauguración, una manifestación, en el marco de una huelga general motivada por el desabastecimiento y encarecimiento de alimentos, vació su ira destruyendo el conjunto monumental de Antonio Barroso. Dos días después, el periodista y fundador de ABC, Torcuato Luca de Tena, amigo de Barroso, denunció en este periódico la salvaje destrucción del monumento: Los que han profanado con sus torpes manos la obra de arte realizada por el genio de Inurria en recuerdo de uno de los hombres más buenos y generosos que han nacido en tierra cordobesa, sólo merecen desprecio de cuantos supieron amar por sus actos a Don Antonio Barroso. Tengo la certeza de no equivocarme al afirmar que no existirá nadie en Córdoba, entre los que puedan representar la intelectualidad, el trabajo y la honradez, que no suscriba mis palabras de protesta y que no se avergüence de que se llamen andaluces, los autores de esa cobarde acción Para vergüenza de Córdoba, el monumento nunca se restauró y se terminó demoliendo, desapareciendo completamente. Una calle en el moderno barrio de Valdeolleros es el único recuerdo que tiene hoy Antonio Barroso en nuestra ciudad. Imagen del desaparecido monumento a Antonio Barroso y portada de ABC en 1919 denunciando su destrucción Se cumplen 95 años de la muerte de Barroso, destacado político cordobés. La escultura en su honor, de Inurria, acabó destruida