Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15- -1- -2009 CULTURAyESPECTÁCULOS 63 cordoba. abc. es cultura En la imagen, el diputado popular Félix Romero muestra las obras, que se encuentran almacenadas en una sala del Palacio de la Merced RAFAEL CARMONA La Diputación vuelve a arrumbar valiosos cuadros sin ninguna protección en una sala El PP denuncia el lamentable estado de conservación de las piezas s Las obras de arte, la mayoría de José Ignacio de Cobo, están en el suelo y amontonadas unas sobre otras DAVINIA DELGADO CÓRDOBA. Están a merced del polvo y de la luz. Pese a su gran tamaño y peso, descansan sobre sus cuatro aristas en el suelo, apiñados unos sobre otros. Las alcayatas de sus traseras amenazan con perforar los lienzos de los que soportan toda la carga y la única defensa que tienen sus pigmentos son unos simples cartones que hacen las veces de pantallas protectoras. Se trata de cinco obras de arte declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) la mayoría del siglo XVIII y atribuidas al pintor jiennense José Ignacio de Cobo y Guzmán, que posee la Diputación de Córdoba. Según denunció ayer el diputado provincial del PP Félix Romero, estas piezas, que constituyen el único patrimonio que se conserva del antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced y que se encontraban en los pasillos de Diputación, han sido depositadas en una sala con motivo de una exposición temporal de Pilar Citoler y se guardan en un lamentable estado de conservación algo que pudo constatar este periódico, como muestra la fotografía que ilustra esta información. Y todo a pesar de que el pasado 24 de septiembre de 2008 se aprobase una moción en el Pleno, presentada por el PP, en la que se acordaba desarrollar un programa de conservación preventiva y revisiones periódicas de las obras. Los populares llevaron a debate la citada propuesta porque el año pasado ya detectamos el mal mantenimiento de las obras de arte de la Diputación; y, ahora, se ha vuelto a repetir dijo Romero. Los cinco cuadros en peligro de deteriorarse han sido restaurados en los últimos cuatro años, pero a día de hoy se puede ver perfectamente en los cuadros que los lienzos ya tienen grietas y rajas dijo el diputado. Al margen de todo ello, la Ley de Patrimonio se está incumpliendo a todas luces, por lo que es necesario que la delegada de Cultura de la Junta, Mercedes Mudarra, se pronuncie y solvente el problema, porque la declaración BIC se realizó mediante un decreto de la Consejería de Cultura reclamó Romero. Concretamente, las cinco obras obtuvieron la citada proclamación, junto a otras 19 (en concreto 6 esculturas y 13 pinturas) el pasado 9 de septiembre, fecha en la que también se otorgó la calificación de BIC al propio edificio de la Diputación. Los cuadros depositados en la sala y que se encuentran sin la preceptiva protección son un retrato de Alfonso XII, atribuido al pintor cordobés Julio Romero de Torres; San Pedro Nolasco recibiendo la Orden de San Agustín Descubrimiento de la imagen de Nuestra Señora del Puig Llegada de San Pedro Nolasco a tierras de África Milagrosa travesía de San Pedro Nolasco desde Argel hasta Valencia y Enfermedad y muerte de San Pedro Nolasco todos ellos del artista barroco José Ignacio de Cobo y Guzmán. La Delegación de Cultura y la institución provincial guardan silencio Tanto la delegada de Cultura, Mercedes Mudarra, como la Diputación prefirieron ayer guardar silencio sobre el estado de conservación de las cinco obras BIC. Mientras que la primera estimó oportuno conocer al detalle el problema antes de pronunciarse, desde la institución provincial adelantaron que hoy valorarán la denuncia de los populares. Hasta la fecha, los argumentos que ha dado, según el PP, se han sustentado en que el edificio de la Fundación Botí no está terminado (acumula ya dos años de retraso y será en 2009 cuando se redacte su proyecto de ejecución) y que allí se acondicionará un espacio para guardar los cuadros. También han llegado a decir que el sistema de almacenamiento del Palacio de la Merced es de una estructura similar a la utilizada en el museo Reina Sofía criticó Romero. Intervención inmediata