Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 9 2006 Córdoba 47 ¿TODO ES MENTIRA? SIETE REVUELTAS UNA DÉCADA DE MEGALOMANÍA El Palacio del Sur es un edificio atrapado en la megalomanía que lo parió. Empezamos en 1999 con el Centro de las Tres Culturas y vamos para 2009 sin nada. Sólo aires de grandeza y muchas carencias FRANCISCO J. POYATO Juan Chumillas posa en su barbería junto a la cinta para perder barriga RAFAEL CARMONA Juan Chumillas BARBERO Y ANALISTA SOCIAL Juan Chumillas ha dedicado toda su vida (hasta 60 años) a la Barbería en un recodo de Las Tendillas. El noble arte de escuchar historias y también de relatarlas Córdoba se queda calva POR FRANCISCO PALACIOS CÓRDOBA. Llevamos aquí los dos un buen rato y aún no ha entrado un solo cliente. ¿Es normal? -Más que normal es lógico. No se lo he dicho antes para no preocuparle, pero Córdoba se está quedando calva. Se le cae el pelo a puñados. -Mala cosa para los de su gremio. Por cierto: ¿usted es barbero o peluquero? -Barbero, porque soy de provincias. Aunque nací aquí, mi padre era de Carcabuey y algo de eso permanece en la sangre. Los de la capital, sin embargo, son peluqueros. Ahora he puesto en la puerta Peluquero para así subirme de categoría pero es que llevo en Las Tendillas 60 años y he ido adquiriendo estudios. ¿Afeita a navaja? -Y a los adultos les pongo películas porno para que se entretengan. También tengo revistas guarras pero las escondo cuando entran niños. Aún así, algún pillastre les echa mano. ¿Qué consejo le daría usted a un niño que quisiera ser barbero? -Le animaría mucho porque es una profesión bien bonita. A mí me gusta tanto que paso más tiempo en la barbería que en mi casa. ¿Duerme aquí? -Me tumbo en aquel camastro que está junto a la cinta en la foto para perder la barriga. Compré la dichosa cinta hace unos veinte años y soy el único que la ha usado hasta el momento. No parece interesar a nadie más. Y mira que esta ciudad produce bartolas importantes. Ni por esas. -Y aquel aparato lleno de trastos, ¿qué es? -No lo sé. No funciona. -Hablemos entonces de política: ¿qué opina de la situación actual? ¿Se puede hablar de Franco? -Hablemos mejor de lo que Mi padre le cortaba el pelo a Manolete; y yo, a El Cordobés le hubiera gustado ser si pudiera empezar de nuevo. ¿Puedo responderle que me hubiera gustado ser cura? -Tal vez tengamos más suerte con los famosos, Chumillas, ¿cuántos han pasado por esta barbería? -Muchos. Mi padre le cortaba el pelo a Manolete. Y yo he pelado a El Cordobés. ¿Usted tiene algún amigo? -Yo lo que tengo son dos hijos. Uno corta el pelo en la base militar de Cerro Muriano. Mi mujer murió hace seis años. Vivo en una casa de la Cruz de Juárez, pero voy poco. A veces me quedo aquí a comer y a cenar. Después echo la llave y me acuesto. Cuando falleció mi esposa caí en una depresión y el médico me dijo que lo mejor era que hiciese algo. Que estuviese ocupado ¿Ve usted la lista de precios... No le haga caso. Cobro la voluntad. Abro todos los días salvo cuando estoy enfermo. ¿Quién le corta el pelo a un barbero? -Sus hijos. Y si no, se cae solo. PUNTAZOS b Rumore, rumore. ¿Es cierto que el cardenal Herranz, oriundo de Baena, suena en todas las quinielas como futuro número tres del Estado Vaticano... bA la sombra. ¿Quién apoyará en el Parlamento andaluz la propuesta de Los Verdes de crear una comisión que investigue a las cajas andaluzas y la especulación... b Sal y pimienta. La opo- sición del PP empieza a sufrir el síndrome del papagayo repetir y repetir datos y análisis que se solapan sólo por salir en una foto... S TAN GRANDIOSO el proyecto del Palacio del Sur (vulgo, Centro de Congresos de Córdoba) que es imposible encontrar dinero para pagarlo y una primera piedra para verlo hecho obra. Es tan mágico y extraordinario que es uno de esos edificios que viven atrapados por la megalomanía que lo parió. Pero claro, ese fetichismo político convertido en reclamo turístico tan de moda está pasándole factura a esta ciudad. Han transcurrido casi seis años desde que el Ilusionista Mellado sacó de la chistera un concurso de ideas para Miraflores y, supuestamente, dotar a Córdoba de un palacio de congresos potente. Hoy, sólo existe una maqueta viajada (una vueltecita por el MOMA de Nueva York) una factura de doce millones de euros en gastos previos, un puñado de números que no cuadran, constantes cambios de planes, dudas que se reciclan y pocas certezas. Bueno, y se me olvidaba: tres impagables visitas a la ciudad del divo holandés Tulipán Koolhaas, que fundamentó y resumió su proyecto tan laconicamente como sigue: El contexto, al carajo vino a decir un buen día en el único Palacio de Congresos que existe frente a la Mezquita (que era el contexto) La historia era muy simple en 1999. Córdoba, y así lo demandaba ya el sector empresarial y turístico, necesitaba un centro de congresos más ambicioso. De hecho, este tipo de visitante es uno de los que más dinero gasta. Más aforo, más congresos de calibre, más visitantes, más caja. Llegó entonces aquella campaña electoral municipal de 1999. El entonces ministro de Cultura, el popular Mariano Rajoy, aparecía en la escena local junto al regidor Rafael Merino para presentar el Centro de las Tres Culturas. Bajo un leit motiv virtual, el PP planteaba un centro de 60 millones de euros con espacios expositivos y para eventos a pagar por el Gobierno, la Junta y Cajasur. El pacto entre IU y PSOE guardó aquel dosier que repartía el socialista José Miguel Salinas en el cajón. Pero no cesó la virtualidad. Con Mellado llegó el show- time Un concurso internacional en mayo de 2001 que proclamó vencedor a un holandés errante: cambió la ubicación de la parcela prevista en el PGOU, multiplicó costes y previsiones y originó una tramitación urbanística que duró tres años, hasta que en 2004 la Junta aprobó el cambio en el Plan General que encajara una llave inglesa (vista desde arriba) de 350 metros de largo y 28 de alto (por cierto, ¿a los críticos de la Torre Prasa no se les ha ocurrido pensar en esa altura frente a la Mezquita... Con el órdago en la calle auspiciado por IU- -había que tragarse el regalo del PSOE- Mellado prometió que nos comeriamos el pavo de 2002 con la empresa capaz de construir y gestionar a 25 años un centro de congresos, un hotel de lujo, aparcamientos, zonas comerciales y hasta un casino que quiso ponerse además de multicines. Coste cero para los cordobeses. Nada. Tras modificar el concurso y el proyecto original, Ferrovial- Agromán entró al trapo sin saber que aún tendría que tragar más sapos: el coste final del Palacio del Sur se duplicaba hasta 154 millones de euros. ¿Qué banco asumiría una explotación deficitaria ante tantas exigencias... Ya no hay coste cero, y todo depende de que el PSOE cofinancie desde la Junta y el Gobierno. El mismo PSOE que vendió el coste cero Estamos como en 1999: sin centro de congresos y con tres años de obras si surge el milagro (2009 ó 2010) A Doñarrosa se le acaba el crédito. Siempre nos quedará una hermosa década de megalomanía. fjpoyato abc. es E