Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 11 5 2006 ABC DAVID CHOQUEHUANCA Ministro de Exteriores de Bolivia No sé quién, España o Bolivia, ha recibido más fondos de quién El canciller sostiene que la subida del precio del gas será resultado de la negociación, no de la imposición, y que su país ganará en seguridad jurídica con la nacionalización TEXTO CARMEN MUÑOZ FOTO CHEMA BARROSO MADRID. Su paso por Madrid camino de la cumbre de Viena asegura que le ha servido para descansar El ministro boliviano explica que las jornadas gubernamentales comienzan muchos días a las cinco de la madrugada, cuando el presidente Evo Morales empieza a recibir a los gremios. El curriculum oficial del aimara David Choquehuanca Céspedes (1961, comunidad de Cota Cota Baja, provincia Omasuyus, departamento La Paz) se refiere con amplitud a su lucha por los campesinos, con escasa experiencia exterior, salvo la beca que le concedió el régimen cubano para estudiar en la Escuela Nacional de Formación de Cuadros Niceto Pérez. Ayer no tenía previsto entrevistarse con autoridades españolas, sólo asistir a la reunión de cancilleres iberoamericanos. Sin embargo, anticipa que Morales y Rodríguez Zapatero se reunirán en la capital austriaca. ¿Cómo piensa su Gobierno hacer compatibles los intereses de los bolivianos y el respeto a la legalidad internacional en la nacionalización de los hidrocarburos? -Las empresas que están en Bolivia tienen que respetar nuestras normas, igual que yo tengo que adecuarme a las de España si quiero invertir aquí. Son normas posibles de cumplir. En Bolivia ha habido un proceso de enajenación de nuestros recursos naturales, no sólo en estos últimos años, el saqueo sistemático empieza hace quinientos años. Este Gobierno comienza a reivindicar la soberanía nacional. En la campaña prometimos que los recursos naturales tienen que volver a nuestras manos. Hemos empezado ese proceso con la nacionalización de los hidrocarburos. ¿Cómo recompondrán un posible deterioro de las relaciones con aliados como Brasil, Argentina y España, después del modo en que el presidente anunció la nacionalización? -No se han deteriorado las relaciones a nivel de Estado y de Gobierno. Una muestra es el encuentro con los presidentes de Argentina, Brasil y Venezuela, en el que nos han manifestado su apoyo al decreto. Oficialmente las empresas no nos han mostrado su disconformidad por el modo de hacerlo. Los gobiernos apoyan nuestra decisión como país soberano. ¿Teme un deterioro con España? -Pienso que no. Hay una reunión programada en Viena entre los presidentes Morales y Rodríguez Zapatero, en Choquehuanca, durante la entrevista de ayer en Madrid, levantó las manos en un gesto por la vida como hizo en su investidura la que vamos a escuchar la posición oficial del Gobierno español. La delegación que viajó a Bolivia manifestó su natural preocupación, pero en el proceso vamos a ir entendiéndonos con las empresas con inversión en Bolivia. -Cuando el presidente anunció el pasado día 1 el decreto de nacionalización, se refirió al saqueo de España Bolivia es uno de los países que más fondos recibe de España... -No sé quién ha recibido más fondos de quién. Tendríamos que ver la explotación de la plata. Cuando hablamos de la deuda tendríamos que ver quién debe a quién. El Gobierno ha dicho que ha habido un saqueo sistemático de nuestros recursos naturales en nuestros últimos quinientos años. ¿En qué porcentaje se situará la subida del precio del gas? Se ha apuntado en torno al 60 por ciento. -Desde luego que necesitamos subir el precio del gas, pero va a ser resultado de la negociación, no vamos a imponer precios. Somos un país pequeño y pobre, pero solidario con Brasil y Argentina. Ellos también deberían ser solidarios con nosotros. ¿Con qué objetivo y frente a quién el Gobierno ha militarizado las plantas de petróleo, si fue el pueblo el que reclamó la nacionalización? -Queríamos garantizar que no hubiera provocaciones por parte de las mismas transnacionales, no sabíamos cómo iban a reaccionar. En ningún momento hubo forcejeo. Los militares están tranquilos, cuidando las empresas, hay una buena relación con los trabajadores, están para protegerlos. ¿Cómo creen que van a fiarse los futuros inversores extranjeros si la inseguridad jurídica es hoy un hecho cuando no se reconocen los contratos con Repsol o Petrobras? -Antes no había seguridad jurídica en Bolivia. Nosotros vamos a ofrecer seguridad jurídica. Todos los contratos que se firmen con las transnacionales van a tener que ser ratificados por el Congreso. Antes no, se violaban las normas, eran contratos chutos ilegales, porque no han sido ratificados por el Congreso, como lo establece nuestra Constitución. En este momento más bien hay más seguridad jurídica, nosotros la ofrecemos. ¿Puede garantizar que en la elaboración del decreto no ha intervenido ningún miembro del Gobierno venezolano o cubano? -Siempre me preguntan eso. Somos un país soberano. Nuestras relaciones son de respeto y complementariedad con todos los gobiernos. Las relaciones deben ser de respeto, no de intromisión. Sabemos lo que queremos hacer. Los indígenas tenemos nuestro camino y queremos volver a él. Somos aimaras, quechuas, guaraníes, chiquitanos. Sabemos a dónde vamos, no necesitamos ninguna orientación de nadie, de ningún Chávez, de ningún Castro, de ningún Bush. Nosotros no tenemos por qué obedecer a Chávez, que respeta nuestra soberanía, ni a nadie, vamos a obedecer a nuestro pueblo. ¿Sería más favorable para las relaciones entre Bolivia y Perú el triunfo en las urnas de Ollanta Humala sobre Alan García? -Es una decisión del pueblo peruano que respetamos. Desde luego hay más simpatía con Humala, pero con cualquiera que sea debemos relacionarnos igual. Nuestro presidente ha decidido construir la hermandad continental. El PP dice que la actitud de Zapatero con Morales y Chávez es letal para España MANUEL MARÍN MADRID. La errática, débil y sectaria política exterior española, según la definió ayer el presidente del PP, Mariano Rajoy, centró ayer la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados, donde José Luis Rodríguez Zapatero replicó que las empresas españolas con inversiones en el extranjero- -en alusión a la crisis provocada por el decreto de nacionalización en Bolivia- están recibiendo el apoyo del Gobierno como nunca hasta ahora Rajoy preguntó a Zapatero qué hace usted para defender los intereses españoles después de asegurar que los perjuicios para España son evidentes tras la decisión del Gobierno de Evo Morales en Bolivia de nacionalizar y controlar el sector energético; tras las expropiaciones a ciudadanos españo- les residentes en la Venezuela de Hugo Chávez; o tras las cesiones al régimen de Fidel Castro. Zapatero, que ayer dejó entrever que con toda seguridad se entrevistará en privado con Evo Morales en la cumbre UE- América Latina de Viena, sostuvo que el Gobierno ha acogido el decreto de nacionalización boliviano en disconformidad y con preocupación No obstante, tanto en el Congreso como por la mañana en Moncloa, Zapatero argumentó que el Gobierno ha establecido un marco de negociación con las autoridades bolivianas que va a llevar su tiempo y que en ningún caso supondrá una desprotección de los intereses de las empresas españolas en ese país, especialmente de Repsol.