Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 9 2004 Cultura 71 a un grupo de personas. Lo importante es que se han orientado bien los objetivos a cumplir con un trabajo basado en el rigor y el orden. Si te marcas unos objetivos y los vas cumpliendo, el balance ha de ser positivo. La labor desarrollada ha tenido como reflejo positivo el comprobar que el respeto a la cultura y el patrimonio se ha colocado en el primer plano. Ahora un hallazgo arqueológico puede ser hasta portada de un periódico y a nadie se le ocurre que una máquina pueda arrasar con ese patrimonio. Se ha recuperado importante patrimonio cultural de la provincia. Se ha restaurado la iglesia de la Magdalena, San Pedro, San Andrés, el Claustro de Derecho, en breve se terminarán las murallas del Alcázar Viejo, los Baños Califales han pasado de basurero a monumento y hemos contribuido a solucionar problemas estructurales de la Mezquita- Catedral, sin olvidar el impulso sin precedentes que le hemos dado a Medina Azahara con su plan especial, las restauraciones y la exposición de los Omeyas. Era importante, además, llevar una cultura viva con unos parámetros de calidad a toda la provincia y fruto de ese deseo se ha reflejado en la creación de una red de espacios escénicos, con la ayuda de la Diputación y Ayuntamiento en distintos municipios de Córdoba. Y para llenarlos de contenidos, la Consejería de Cultura ha brindado circuitos culturales de música, danza y teatro. ¿Qué proyecto le ha reportado mayores quebraderos de cabeza? -La exposición de los Omeyas. Precisó mucho esfuerzo de mucha gente. De entrada, había que convencer a los que tenían que prestar las piezas para ser expuestas en un sitio que no era un museo, sino un yacimiento arqueológico adaptado para la ocasión. Y después la muestra estuvo muchos meses abierta. Ha sido lo más complejo pero, a la vez, una de las actuaciones que más satisfacción me ha reportado. Marcó un hito. A partir de ahí la ciudad se dio cuenta de que podía tomarse la cultura con ambición y altura. Tuvimos al Rey Juan Carlos y al presidente sirio en la inauguración. Se dio un salto cualitativo. Desde la consejera entonces, hoy ministra de Cultura, Carmen Calvo, hasta el último integrante de la Delegación aportamos nuestro esfuerzo. -Critican que Málaga recibe más inversiones de la Junta para equipamiento que Córdoba. El Museo Picasso, el nuevo auditorio, -Pensar que el Museo Picasso es para Málaga es tener pocas miras. El Museo Picasso está en Málaga para Andalucía y el mundo. La política pequeña no nos lleva a ningún sitio. Córdoba no debe quejarse por la inversión en otras ciudades, sino para pedir que vengan los fondos necesarias para proyectos concretos como el Centro de Arte Contemporáneo. La Biblioteca Provincial, el Archivo y el Museo de Bellas Artes van a estar en esta ciudad cuando sea necesario porque se ha comprometido el Gobierno. La Junta no va a escatimar gastos para Córdoba en su patrimonio histórico. El compararnos con los demás nos resta energías y da negatividad. Primero hemos de creer en nosotros mismos, diseñar un modelo de ciudad y reclamar inversiones a quien corresponda. No tengo ningún proyecto sobre la mesa al que la Junta le haya negado fondos. En el caso del Teatro de la Axerquía, la Junta puso los fondos que le correspondía. Otra cosa es que no hayan sabido solucionar este proyecto sus responsables. -También lamentan que la Administración andaluza sea poco generosa con el Festival de la Guitarra. -Es que tiene una fórmula obsoleta de apoyo como es la subvención. Hay que sentarse a trabajar y diseñar una fórmula de futuro, un convenio en el que la implicación de la Junta sea mayor. Esto nunca se nos ha planteado. La Junta no es responsable de este festival y, por tanto, no le compete su salto cualitativo. ROLDÁN SERRANO El universo interior de Ibn Arabi ABC. La Biblioteca Viva de Al Andalus acogió ayer la segunda sesión del congreso que revisa la figura del pensador Ibn Arabi, que contó con la participación de los investigadores Carlos Segovia, Stephen Hirstenstein y Denis Gril, que se ocupó de interpretar el universo interior del pensador andalusí a través de una de sus obras. La sesión se completó con un concierto de música clásica persa a cargo de Hossein Omouni y Madjid Khaladj, que tuvo como escenario el Palacio de la Merced.