Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MARTES 3 8 2004 ABC Cultura y espectáculos Arqueólogos israelíes contradicen la teoría oficial sobre la autoría esenia de los Rollos del Mar Muerto Afirman que los miembros de esa secta hebrea ni vivían en celibato ni con austeridad de arqueólogos israelíes sostiene, tras 10 años de excavaciones en Qumran, que los Rollos del Mar Muerto no fueron compilados por los esenios HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Hasta ahora la inmensa mayoría de arqueólogos y eruditos que habían estudiado el origen de la secta de Qumran sostenían que allí vivió una comunidad esenia integrada únicamente por varones que llevaban una vida monacal, sin contacto físico con las mujeres. Un hecho que probaría esta teoría tradicional es que en el cementerio de Qumran hay centenares de tumbas de varones y menos de una decena de tumbas de mujeres y niños. La presencia de estas últimas tumbas se explicaría porque las mujeres y los niños allí enterrados murieron durante visitas o peregrinaciones a Qumran. Sin embargo, los arqueólogos Yuval Peleg y Yitzhak Maguen no responden a esta cuestión y no explican por qué no hay tantas mujeres como hombres en el cementerio, como sería lo lógico si se tratara de una comunidad judía ordinaria, siendo éste un punto débil de la nueva teoría. Además, Peleg y Maguen afirman que sus excavaciones han sacado a la luz algunos objetos que indican que la comunidad de Qumran no era pobre. Entre estos objetos figuran joyas, vidrio importado y frascos caros que se usaban para preservar cosméticos. No se puede decir que la gente que vivía en Qumran fuera pobre. También es imposible que Roland de Vaux no viera los objetos que nosotros hemos visto, simplemente ignoró lo que no coincidía con su teoría dijo Peleg en referencia al arqueólogo francés que excavó por primera vez en Qumran en los años cincuenta y el primero en sugerir que la comunidad que allí vivía eran esenios. La teoría de Peleg y Maguen ya ha encontrado enemigos. El profesor Maen Broshi, que durante muchos años fue el máximo responsable de la preservación de los manuscritos, sostiene que los objetos que se han hallado en las últimas excavaciones no pertenecen a los esenios sino a la guarnición romana que posteriormente se estableció en Qumran. Según de Vaux y la inmensa mayoría de arqueólogos y eruditos que han estudiado la cuestión, los esenios guardaron en la cuevas de la zona los célebres manuscritos cuando vieron que b Un equipo Altos del Golan ISRAEL Tel Aviv Cisjordania Qumran Jerusalen Mar Muerto Franja de Gaza 40 km los romanos se acercaban con objeto de preservarlos y recuperarlos más adelante, algo que nunca llegó a ocurrir. Una pequeña parte de los manuscritos de Qumran son textos del Antiguo Testamento que en algunos casos difieren ligeramente de los textos judíos más antiguos que se han conservado y prueban que en la Antigüedad cir- culaban versiones distintas de los libros sagrados. Esto tiene una repercusión trascendental en las Biblias que leemos ya que a partir del descubrimiento de los manuscritos el traductor puede optar por seguir el texto de la Biblia hebrea tradicional, como era habitual hasta ahora, o preferir las ver- siones de los manuscritos de Qumran o de la Biblia griega llamada Septuaginta, que a veces también difiere de la Biblia hebrea y coincide con los Rollos del mar Muerto. De ser cierta la nueva teoría, las recientes excavaciones corroborarían la teoría del profesor norteamericano Norman Golb, quien en 1995 sostuvo que los manuscritos del mar Muerto no fueron copiados por los esenios sino que provenían de varias bibliotecas de Jerusalén y hacia el año 70 de la era cristiana los escondieron en Qumran para preservarlos de los romanos. Dos mil años a la sombra El hallazgo de los Rollos del Mar Muerto fue uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo pasado. Se produjo un día de 1947 cuando el joven beduino Muhammad al- Dib, de la tribu Taamira, se adentró en una cueva de Qumran en busca de una cabra díscola. Muhammad dio con unas vasijas en las que al día siguiente encontró los Rollos. La mayor parte de los Rollos los vendió poco después a un comerciante de antigüedades cristiano de Belén, Kando, quien a su vez los llevó a un convento de Jerusalén para que los valoraran. Casi todos los eruditos coinciden en que el grupo que vivía en Qumran hace 2.000 años eran esenios. Creen que los esenios se apartaron de Jerusalén y se marcharon al desierto porque consideraban que las corrientes mayoritarias del judaísmo profanaban el Templo. La versión más aceptada por la Academia sostiene que los esenios de Qumran abandonaron el lugar hacia el año 70 de la era cristiana, justo coincidiendo con una ofensiva del ejército romano. Los esenios eran una secta iniciática cuyos miembros, que permanecían célibes, compartían todas sus propiedades. Cuando se aceptaba a un Vista del Mar Muerto, con sus densos depósitos salinos nuevo adepto, después de largas y duras pruebas, éste tenía que ceder a la comunidad todas sus pertenencias. A partir de ese momento el adepto únicamente disponía de una túnica blanca y de algunas propiedades insignificantes. Las comidas las hacían en común y el rango más elevado lo constituían los sacerdotes. La violación de las normas se reprimía mediante severos castigos. Jordania Siria Líbano