Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 17 12 2003 ABC Cartas al director Homenaje póstumo La Real Academia de Córdoba- como es preceptivo- ha rendido un sentido homenaje póstumo al que fuera académico numerario, Manuel Mora Mazorriaga. En sesión pública y solemne, un servidor, Joaquín Moreno Manzano y el director Joaquín Criado Costa, reseñamos la vida y la obra de este ilustre egabrense que, en frase de Joaquín Criado, fue todo en Cabra, menos superiora de las Madres Escolapias Era esa una frase que solía repetir Mora cuando le preguntaban por su trayectoria vital. Y era verdad. En su larga vida, Manuel Mora ocupó muchos cargos importantes en su ciudad, la patria chica de Juan Valera. Fue alcalde, hermano mayor de la Virgen de la Sierra durante cerca de treinta años, director del decenario La Opinión que fundara su padre, Manuel Mora y Aguilar, en el año 1912. No se puede entender la historia de Cabra, la religiosa, la social y la política, sin consultar las páginas de La Opinión Mora dirigió ese periódico durante cuarenta años, cuando ya su salud se resquebrajó seriamente y dejó de publicarse, pero poco antes de morir, volvió a ver la luz, lo que fue motivo de gran alegría para Manuel. Como hermano mayor de la Virgen de la Sierra, realizó una gran labor de mejoras en el santuario y vió cómo se incrementaba la devoción a la Patrona y a las romerías de los diversos gremios. Fue hermano mayor hasta que cesara siendo obispo Jose María Cirarda. Como académico numerario realizó una gran labor en pro de la historia local publicando muchos trabajos en La Opinión y en el Boletín de la Academia y, sobre todo, en Crónicas de Córdoba y sus pueblos publicación de los cronistas cordobeses de los que Manuel fue presidente durante ocho años. El Ayuntamiento de Cabra le concedió la Medalla de Oro y le dedicó una calle. Casi hasta el final de sus días mantuvo una lucidez mental y una memoria extraordinarias. La muerte de su esposa, Pilar, le supuso un durísimo golpe del que no pudo sobreponerse y falleció un mes más tarde. Para Cabra, para Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Conde de Gondomar, 9. 14003 Córdoba Por fax: 957.496.301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es la Academia y para los conistas, Mora será siempre un espejo y un estímulo para servir a la cultura y al engrandecimiento de nuestros pueblos. En resumen: fue gran señor, un caballero, un enamorado de su pueblo y gran cristiano. Pablo Moyano Llamas. Córdoba. Víctimas olvidadas Nos estamos acostumbrado a que, de vez en cuando, y siempre coincidiendo con fechas señaladas, los partidos políticos y algunas instituciones del país decidan celebrar homenajes a aquellas personas represaliadas o perseguidas por el régimen del general Franco. Hace unas semanas los grupos de la oposición rendían un homenaje en el Congreso de los Diputados a las víctimas del franquismo. En 2001 la Comunidad de Madrid, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, hacía lo propio con las Brigadas Internacionales Y yo me pregunto una cosa: cuándo se hará un homenaje a las víctimas de la sinrazón comunista, personas como Ramiro de Maeztu, Pedro Muñoz Seca y tantos otros que sufrieron persecución en la zona republicana y que murieron masacradas en Paracuellos del Jarama, Aravaca, Cuartel de la Montaña... Uno de los errores del franquismo fue olvidarse de quienes habían perdido la guerra. Desde la llegada de la democracia se viene haciendo lo mismo, pero al revés. Con esta actitud, y 67 años después del comienzo de la contienda, la Guerra Civil sigue dividiendo a los españoles. Juan Ignacio Medina Muñoz. Madrid. Síndrome de Estocolmo Como la mayoría de ciudadanos, me quedo perplejo ante la actitud que toma ahora el señor Atutxa como presidente del Parlamento vasco. Ejerciendo autoritarismo sobre PP y PSOE, en favor del Gobierno del PNV, expulsa del Parlamento al señor Iturgaiz y al señor Ares y no quiere expulsar ni expulsó en su día a los de HB por insultos, ofensas y falta de respeto hacia otros parlamentarios. ¿Saben cómo se llama eso en palabras claras? Síndrome de Estocolmo o, en otras palabras, miedo. Todos sabemos que el señor Atutxa estuvo varias veces en el objetivo de ETA y se salvó una vez por los pelos. Parece, pues, que el verle las orejas al lobo le ha hecho reflexionar y ahora ejerce de más nacionalista que nadie y eso porque en el País Vasco los radicales no dejan alternativa. A los que no son de los suyos, como los políticos del PNV, les dicen: con nosotros o contra nosotros y no hay alternativa. Claro, la reacción de miedo y pánico es lógica. Esto es lo que les ha pasado a Atutxa y a tantos otros políticos. En el fondo yo lo comprendo; pero más entiendo a los que no se han arrodillado ni rendid. Gustavo León Rodríguez. Las Palmas. La calle Secretario Carretero Para situarnos en el tiempo, hace unos cincuenta y nueve años aproximadamente, allá por el año 1944, mi padre, constructor de obras, abrió la calle Secretario Carretero al iniciar la nueva esquina desde la calle Virrey Caballero Góngora y construir las casas existentes hasta el garaje que fue de los hermanos Cantero Vergillos, más tarde el hotel El Cordobés después hotel Los Gallos y ahora Sol Inn Hotel Creo que no hay duda sobre la ubicación de la calle. Por fin, después de tantísimos años, nuestras autoridades abren la prolongación de la misma al construir los Jardines de Juan Carlos I. Los primeros de la mal llamada siempre Ciudad Jardín Pregunto, ¿la apertura de dicha calle es para los peatones? ¿es para el disfrute de los que habitamos en ella? ¿es para las personas que deseen dar un paseo tranquilo y sosegado? ¿los árboles que se plantaron eran para verlos crecer, para ofrecernos sus clorofílicas hojas verdes, su sombra y su oxígeno? ¿su pavimento es para circulación de motos, aparcamiento de vehículos y para desarrollar técnicas futbolísticas? ¿se abrió para exposición de suciedad, de mugre, de malos olores y para que no se pueda transitar? Más bien se abrió una calle excremental Esto es lo que pienso y creo que muchos vecinos también. Aquí no podemos exonerar de culpa al Ayuntamiento ya que no existe vigilancia alguna. No se preocupan de visitar estos lugares. No han instalado bocas de riego y, por lo tanto, la limpieza deja mucho que desear. Ni atados deben entrar animales perrunos porque los niños juegan sobre las materias excretadas, lo que puede convertirse en una enfermedad contagiosa. La gente desconsiderada arranca los arbolitos. No han limpiado las pintadas sobre el letrero dorado con el nombre de los Jardines de Juan Carlos I. Todo ello se debe a la poca vigilancia y al poco interés de una ciudad limpia, como lo fue siempre. Rosa Aguilar, como alcaldesa debe usted estar al corriente de lo que ocurre en esta hermosa ciudad, en sus barrios, en sus gentes, en su historia, en su cultura. Por lo tanto, le ruego encarecidamente que, como responsable, sea la que de una solución al problema. Aunque sí es verdad que en una democracia, el acuerdo no es esencial, la participación sí De esta manera todos hemos de poner nuestro granito de arena para convivir, repetarnos y procurar que, entre todos los ciudadanos de esta bendita tierra de María Santísima, que el legado que nos dejaron fructifique y lo llevemos a buen término. La ambición es, pero la ambición generosa, la de pretender mejorar su estado sin perjuicio de terceros Alguien dijo: Siempre que alguna cosa sale mal, lo más importante no es averiguar quién es el culpable, sino quién va a solucionar el problema Como dijo Black Talk cuando se hierra: los errores son inevitables, lo que cuenta es cómo respondemos ante ellos Usted tiene, según dicen, muchas ideas, pero estas ideas requieren trenes de aterrizaje, además de grandes alas Sólo pedirle, agradeciéndoselo anticipadamente, que cuide de nuestra ciudad. Rafael Bocero y Dobado. Córdoba.