Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRITD, E MARTES 28 1,50 DE JUNIO PESETAS DE 1960 EJEMPLAR DEPOSITO LEGAL- M. 1 E- 1958 DIABIO I L U S T R A D O AÑO QUXNCUAGESEVÍOTERCERO; 68 16 M 9 S FAGINA LTSMA V 1 ETICA RETIRADA EN MASA DE LAS DELEGACIONES COMUNISTAS EN LA CONFERENCIA DEL DESARME, DE GINEBRA EL JEFE BEL ESTADO SENCIO AYER ÜIIQS- EJERCICIOS MILITARES Eli COLMEEl Jefe del Estado, presenció ejercicios militares desde el, mando instalado en la Dehesa villar, a cinco kilómetros de Viejo. ayer unos puesto de. de N avalColmenar KRUSCHEF CULPA DEL FRACASO A LAS CANCILLERÍAS OCCIDENTALES Washington 27. (Crónica telefónica fie nuestro corresponsal. El bloque soviético, -a juzgar per sus actos, parece dispues- to a intervenir en las elecciones presidenciales americanas. Hoy se ha vjsto en la Conferencia de Desarme de Ginebra, torpedeada por la retirada en masa de las Delegaciones comunistas. El jefe fie- la Delegación soviética, Valerxar Zorin, había sugerido ya la semana pasada la conveniencia de suspender las negociaciones y esperar a una nueva Administración americana. Hoy ha. hecho algo macho rüás grave: ha torpedeado la Conferencia. Lo ha hecho de una manera brutal e injustificada. Presidía el delegado pol? co. El jefe de la Delegación americana, Mr. Eaton, había regresado el sábado tíe Washington con. instrucciones frescas para revisar el plan gradual de desarmo americano, empeaando a negociar en serio con el bloque- soviético, después de largris semanas de divagación. Al encontrarse con. Zorin, antes de comenzar la sesión, Eaton le comunicó que traía nuevas instrucciones y le inaiiifestó su esperanza ds que el plan, revisado, ofrecería una bass efectiva de negociación. Treinta y cuatro minutos después, sinr esperar a conocer el plan americano. 5 sin que ninguno de los delegados occidentales pudiese hablar, el bloque comunista daba por terminada la Conferencia y desertaba en masa. El presidente polaco negó el uso de la palabra ai primer delegado occidental que la, pidió- -para protestar- M. Tules Moch, de Francia, y esto fue todo. Los comunistas hicieron saber que llevarán de nuevo el desarme a la Asamblea General de la O. N. XJ. y se marcharen. A todos los efectos prácticos, la Conferencia de Desarme ha terminado. Y con ella se ha consumido el penúltimo de los puntos de contacto diplomático internacional entre el bloque soviético y el bloque americano. El último punto se encuentra también en Ginebra, y es la Conferencia Atómica entre Estados Unidos, la Unión Soviética y Gran Bretaña. A juzgar por lo sucedido hoy con la Conferencia de los diez puede temerse que la de los tres acabará de la misma forma. Con uri portazo. El colapso de la Conferencia de Desarme es lá última pañalacSa al espectro, ya qae no al espíritu, que hace tan sólo dos meses conocíamos por Camp David To- El Ministerio de la Gobernación facilitó ayer la siguiente nota: A las veinte treinta horas de as er, en un furgón del tren correo BarcelonaMadrid, y entre las estaciones de Quinto y Pina del Río, hizo explosión una maleta que contenía una bomba incendiaria, y que motivó el incendio de dicho furgón, con todo ei equipaje. A las ocho horas de hoy, en la consigna de la estación del Norte de Barcelona explotó otra bomba incendiaria encerrada en una maleta, que momentos antes había sido depositada, provocando, igualmente, el incendio del local y equipajes que en él se contenían. A las diecisiete veinticinco minutos, en la consigna de la estación del Norte de San Sebastián se ha producido ctra explosión de un artefacto incendiario encerrado en una maleta que había sido depositada allí previamente. A las diecinueve horas diez minutos, en la consigna de la estación de Amara, de San Sebastián, se registró otro hecho análogo, a consecuencia, del cual resultaron heridas las siguientes personas: María Begoña Urroz Ibarrola, de dieciocho meses, grave: Valeriano Bacaicca Aturmendi, de quince años, pronóstico reservado; Soledad Arruti Echegoyen. de sossnta años, pronóstico reservado; Fascual Jbáñez Martin, de veintinueve años, leve; Francisco Sánchez Bravo, de cuarenta y dos años, leve, y María García Moras, de cuarenta y nueve años, leve. Finalmente, en la consigna de equipajes de la estación del Norte de Madrid ha hecho explosión otro artefacto de similares características. Con estos hechos se ha pretendido dar cumplimiento a las consignas terroristas que elementos extranjeros, en cooperación con separatistas y comunistas españoles, vienen propugnando insistentemente. El Generalísimo, a su llegada, fue. cumplimentado por los ministros del Ejército, teniafic qcneral Barroso; Aire ¿teniente, general Rodrigues y Días fie Leceá; M. a rinci. almirante Abárzuza; Gobernación, don Camilo Alonso Pega; Hacienda, don Mariano Navarro Rubio; Obras Públicas, D. Jorge Viejón; Agricultura, don Cirilo Cánovas, e. lúforMación y Turismo, D. Gabriel Arias Salgado; capitán aencra! de la I Región, teniente general Rodrigo; jefe del. Esíádo Mayor Central, teniente general Cuesta Mañereo; primeros jefes de las fuerzas participantes: en los ejercicios, numerosos jefes, y oficiales y agregados militares, extranjeros. Los ejercicios, -organizados por kt. Comisión Militar de Proyectos, Desarrollo y lixpcrimen ación, se realizaron en el campamento d- maniobras, de San Pedro serranía de Tercera y Hoyo de Manzav nares, consistieron en disparos sobre aviones, aterrizaje de paracaidistas, y otros ejercicios de fuego real, todos ellos efectuadas con gran brillantez, por lo que. Su Excelencia felicitó efusivamente a los mandos. Finalizadas las maniobras, el Caudillo fue despedido por las ininisÉros: y autoridades i emprendió regreso a su residencia de El Pa do. AFECCIONES DE LÁ PIEL Sos los supuestos- -y las esper nzas- -dé aquellas conversaciones del otoñó paSadp entre el presidente Eisenhower y el primer ministro Krusckef, han, muerto. Hay que ponerlos en la lista dé bajas de una guerra fría oue se está agravando ante los ojos ansiosos fiel mundo. T o de hoy no ha sido un incidente; Ha L sido una maniobra perfectamente calciilada, parte de una campaña ue empieza en París. Seis horas después, las Cancillerías occidentales recibían una comunicácíójl cíicxai de Krnsehef. culpándolas del fracaso de Ginebra. Y a la misma hora, él delegado soviético en las Naciones Unidas anunciaba al secretariado general Cue Busia incluirá la cuestión del desarme en la S rt ¡xima Asamblea General de septiembre. Una cosa es evidente desde el colapso de París: la Unión Soviética trata de dividir y romper a la Alianza 0 ecidentál y, al mis roo tiempo, a la opinión americana en éste año electora! Todas sus bazas, la tiemoli eíón premoíiíada y gradual de- todo el escenario de las relaciones con Estadios Unidos tienen estos dos, objetivos: quebrar la espina dorsal interaliada y desacreditar a! a Administración Kis nhower. La máxima dificultad de la, posición norteamericana en la Conferencia de Desarme consistía en sus bases militares en el citerior. Desde el pñiaer momento, éste fue el punto de aia ue de la diplomacia soviética. La llamada, estrategia avanzada constituida por las bases americanas en la periferia soviética y en la retasruárdia. europea, sigue siendo una premisa a la, que Washington lio puede ni quiere renunciar. El delegado americano en Gi